• Admin

Netbreak Cap. 8 - ¡Good morning Vietnam!Una historia de amor-odio contada en tres partes. Parte III:


Vietnam no nos ha dejado indeferentes. Es cierto que el carácter vietnamita ha sido (a veces) complicado de gestionar, que es un país extremadamente turístico con una ruta muy marcada, pero también es cierto que los paisajes son impresionantes, que tiene ciudades muy interesantes y que igual que hemos encontrado gente que ha ensombrecido nuestra aventura por el país, también hemos encontrado personas que nos han ayudado, han sido amables y han hecho que la imagen final que tengamos de Vietnam sea positiva 😀

Cat Ba Island y Lan-Ha Bay / Halong Bay Al día siguiente, una mini-van nos recogió y nos llevó hasta Haiphong donde cogimos un ferry a la isla de Cat Ba. Como comentamos en el anterior post, la visita a Halong era una de las cosas que más nos preocupaba por las historias de terror vividas en excursiones baratas y porque la gente con la que habíamos coincidido en el viaje nos decían que estaba muy bien pero el hecho de ser tan turístico lo deslucía un poco. Por eso, decidimos no contratar excursión a Halong desde Hanoi sino ir por nuestra cuenta a Cat Ba Island (la única isla habitada del archipiélago formado por las bahías de Lan-Ha y Halong) y contratar una excursión con la agencia Cat Ba Vision que vimos recomendada y que evitaba partes de la ruta más turística. ¡Y con esta decisión acertamos 100%! Los dos días que pasamos en el barco visitando Lan-Ha Bay y Halong Bay fueron ESPECTACULARES. Navegamos por las bahías casi siempre solos, nos bañamos en alta mar, fuimos nadando a mini playas que surgían entre las formaciones karsticas y fuimos en kayak a visitar cuevas impresionantes (por cierto, ganamos una cerveza gratis al ganar una carrera de kayaks 💪🏼😜). Por la noche, en vez de dormir en el barco pasamos noche en una guesthouse flotante donde nos prepararon una cena riquísima y pasamos un buen rato charlando con otros viajeros. Y después de la cena, ¡a coger el kayak otra vez! Esta vez para bañarnos entre plankton fluorescente. En la guesthouse también pudimos disfrutar de un atardecer y amanecer con vistazas a la bahía.

El Segundo día nos tocaba pasar la mañana en una zona en la bahía de Lan-Ha, atentos cinéfilos, donde se rodaron escenas de la peli King Kong (la nueva, ¿pero cuál de ellas? Ni idea...😅). Nos dieron un kayak y libertad para recorrer la zona por nuestra cuenta (al final nos convertiremos en profesionales del kayak 😜). En una de esas decidí dejar a Marta en una de las mini playas e intentar remar de pie en el kayak, pero la cosa no acabó muy bien, caí al agua encima de un erizo de mar que se clavó en mi espalda, dejándome algunos regalitos dentro de la piel...😭

No pudimos quedar más contentos con esta forma de visitar Halong y Lan Ha, así que si alguien que esté leyendo esto tiene pensado ir a Vietnam que tome nota 📝. Para nosotros, ha sido una de las cosas que más nos ha gustado del viaje 😀 Volvimos a Cat Ba para poner rumbo a Hanoi y disfrutar de sus magníficos sunsets en la bahía, no sin antes pasar por la playa local y flipar con el espectáculo: no sabemos muy bien el motivo (vacaciones, fin de semana, tours organizados...), pero estaba completamente llena de lo que creemos eran grupos de vietnamitas, gritando como locos con las olas (que he de decir eran grandecillas) y actuando un poco "freaks" con palos-selfie por todas partes... (cabe la posibilidad que fuesen chinos 😏).

La verdad es que los dos atardecederes que pasamos en Cat Ba acompañados por el "puntillo" de la Bia Hanoi fueron de los más 🔝😜

Hanoi Llegamos a la capital de Vietnam por la tarde, y rápidamente nos dirigimos hacia el lago Hoàn Kiếm, situado en el centro de la ciudad. Por el camino pasamos por multitud de tiendas de zapatillas, porque Marta iba en busca y captura de unas zapatillas cómodas para caminar, ya que tras 2 meses de no usar más que chanclas (después de que sus bambas murieran en Bali, échale...) sus piececitos se están resintiendo. ¡Y las encontró! Unas Vans "originales" a muy buen precio ✌🏻 En el lago, vimos el templo de la Montaña de Jade desde el puente Huc, y dimos un paseo alrededor durante el sunset. Tanto al amanecer como al atardecer (únicas horas en las que no mueres de calor 😰), es muy interesante pasear por el lago ya que se llena de gente haciendo ejercicio, Tai-Chi principalmente. Resulta muy curiosos ver a abueletes con tanta flexibilidad !y tanta energía! Así que nos dijimos que volveríamos a la mañana siguiente para el sunrise y quizás unirnos a un grupo (pero no fuimos capaces 😴).

Para terminar el día fuimos a un water-puppets show (marionetas de agua). No las teníamos todas con respecto a este espectáculo, pero la verdad es que nos gustó bastante.

Al día siguiente nos levantamos con el tiempo justo para llegar a entrar al mausoleo de Ho Chi Minh, que cerraba a eso de las 11:30am, y su antigua residencia y jardines. Es una visita bastante curiosa y recomendable, ¡no todos los días puedes ver el cuerpo de un personaje tan famoso! Da cosa verle tan "vivo", y es que cada año en Noviembre envían su cuerpo a ¿"restaurar"? a Rusia! Aunque a Marta le sorprendiera que no lo envíen a Egipto, por aquello de su larga experiencia en momificaciones... 😂 Por la tarde hicimos un free walking tour de esos que tanto nos gustan, de nuevo con dos estudiantes, que nos llevaron por el Old Quarter, aprendiendo sobre la historia de Hanoi. Tomamos el famoso Egg coffee en uno de los sitios más famosos, Giảng Cafe, y paseamos de nuevo por la zona del lago y el French Quarter, con edificios coloniales como la Grand Opera House o el histórico Hotel Metropole.

Al ser fin de semana, toda la zona alrededor del lago estaba cerrada al tráfico, y es genial porque se llena de familias paseando y grupos de amigos reunidos en corro jugando al da cau, el famoso "foot-badminton" vietnamita, un "que no caiga" con una "pelota" similar a la de badminton hecha con un peso y plumas. Obviamente, ¡me compré una!

Acabamos el día tomando unas cervezas en la Beer Street, y recorriendo el Night Market (creo que nunca habíamos hecho este plan...😏) ¡Hanoi mola bastante!

Hanoi beer 😍

Sapa Nuestra llegada a Sapa, situado en las montañas entre Vietnam y China, supuso un momento de respiro en el viaje. Por primera vez dejamos de sentir ese calor húmedo característico de todo SEA, y corría una brisa de aire fresco que nos hizo sentir en el paraíso, ¡o a mi por lo menos! Marta tuvo que ponerse una chaquetilla, pero yo acostumbrado a mis veranos en el Norte, me parecía una temperatura más que adecuada 😄

Además, Sapa nos pareció un pueblecito de montaña bastante acogedor (al contrario de lo que habíamos escuchado por el camino), con un centro muy ambientado y bastantes opciones para cenar, y además la homestay que elegimos (Yen's House) estaba algo alejada del centro lo que fue un gran acierto. Era una casita súper acogedora, con vistas a la montaña desde la cama... ¡no podría ser mejor!

En la zona de Sapa se pueden encontrar tribus originarias de las montañas que aún conservan sus costumbres y atuendos tradicionales. Las princiaples son las Hmong y Dao Do. Antiguamente estas tribus subsistían gracias a la agricultura pero hoy en día dependen altamente del turismo de la zona. Cada día muchas personas de las tribus (principalmente mujeres) acuden a Sapa para ofrecerse como guías de trekking o vender artesanía haciendo que los trajes coloridos de la mujeres Hmong o Dao formen ya parte del paisaje de esta ciudad.