• Admin

Netbreak cap. 3 - Selamat Tinggal Indonesia


¡Hola! Este post lo escribimos un poco tristones porque supone el final de nuestra etapa en Indonesia, primer país de la ruta Netbreak y uno de los sitios donde teníamos planificado pasar más tiempo. También supone que llevamos casi 1 mes viajando (😱), ya estamos totalmente en nuestra salsa y ¡nada cansados! Es más, tenemos muchas muchas ganas de seguir esta aventura 😀🌏

Antes de que sigas leyendo..¡deja de poner la voz de Marta! Esta vez, soy Agus al teclado...me he animado a escribir este post después de las reclamaciones de Marta 😜 El último post lo dejamos en Gili Air (y lo agusto que estábamos en nuestra cabañita). ¿A qué nos hemos dedicado en las dos últimas semanas en Indonesia? Boat trip to Komodo Tras la última noche en Gili Air, nos tocó pegarnos un buen madrugón para coger el public ferry hasta Bangsal, en mainland Lombok. Ahí estuvimos esperando varias horas en el "restaurante-oficina" de la agencia hasta que prepararon el barco en el que pasaríamos 4 días y 3 noches para ir hasta Flores, parando por el camino en diferentes islas y en el Parque Nacional de Komodo. Durante la espera, empezó a llegar gente, al final ya casi no cabíamos en el sitio... ¡había unas 45 personas! Ahí conocimos a un par de alemanes (Jonas y Martin) que llevaban viajando varios meses, se había conocido por el camino y no tenían fecha de vuelta! Nos habían dicho al contratar el viaje que los barcos serían máximo de 22-25 personas, así que estábamos un poco expectantes a ver con qué gente nos tocaba. Finalmente nos llamaron y nos dirigimos todos hacia el embarcadero y vimos EL barco... ¿en serio vamos a ir TODOS ahí dentro? No sólo era una cuestión de espacio, ¿este barco va a aguantar? No parecía del todo seguro... 😱 La primera sorpresa fue ver que en el dormitorio de cubierta ¡no había camas (entiéndase por "cama" una colchonetilla en el suelo) suficientes para todos! Pensamos: Bueno, no problem, dormiremos en la cubierta al aire libre... y así fue. Los alemanes, una pareja italiana (Dario y Anastasia) y nosotros acabamos durmiendo en la cubierta bajo un cielo estrellado realmente impresionante, junto a gente de la cabina y el dormitorio que acabaron sacando sus colchonetas fuera y casi había que pelearse por un hueco. La otra "pelea" fue para conseguir comida... el primer día la tripulación sacó la comida (básicamente mucho arroz y un poquito de carne, pescado, verduras ó noodles según la ocasión) al centro del "comedor" en diferentes ¿bols?. El resultado fue un gran grupo de gente abalanzándose como hienas a servirse la comida, los primeros llenándose el plato y los últimos cogiendo lo poco que quedaba (si es que con suerte quedaba algo...) ¡pero arroz nunca faltaba! Al cabo de dos comidas y una cena, la tripulación entendió que era más sencillo si ellos servían los platos y racionaban las cantidades, ¡bienvenida CIVILIZACIÓN!

Los días transcurrieron conociéndo al resto de pasajeros, y nos dimos cuenta que más del 90% estaban tomándose un gap year después o antes de estudiar, o que habían dejado sus trabajos para pensar qué quieren hacer realmente con sus vidas y buscar nuevas inspiraciones, o incluso alguno que simplemente vive viajando! Fue bastante inspirador e interesante conocer los motivos que les llevó a cada uno empezar este viaje y encontrar similitudes con nosotros mismos...😀 El barco fue parando en las islas de Sumbawa por el camino, visitamos un poblado de pescadores en Moyo Island, hicimos un trekking en la Isla de Laba hasta el pico más alto, donde encontramos algunas de las mejores vistas que hemos disfrutado hasta el momento!

También hicimos snorkel varias veces, al principio Marta con mucho cuidado tras su pequeño incidente en Gili Air (estaba muy graciosa con sus tapones para los oídos y nadando sin mojarse el pelo como una abuelilla!). Conseguimos nadar junto a una Manta-Raya espectacular y yo incluso vi un tiburón pequeñito en Manta Point! Aparentemente las mantas vienen a esta zona para que los pequeños pececillos les limpien el cuerpo (igualito que cuando vamos nosotros al Spa!).

Tras 2 días y medio de travesía, ¡por fin llegamos a la zona del Parque Nacional de Komodo! Visitamos la "Pink Sand Beach" que para ser sincero, era menos "pink" de lo que me esperaba, pero es cierto que en la arena se veían pequeños granitos rosas que resultaba bastante curioso. ¿De dónde vendrían esos granitos rosas? ¿Quizás del coral? Aún no lo hemos conseguido averiguar, ¡seguiremos investigando! Por cierto, el coral en esta playa era alucinante, muy colorido y además alguno suuuuper suave y blandito! Y cientos de peces, de tantas especies diferentes... fue genial!