• Admin

Netbreak Cap. 4- Los gigantes del sudeste asiático (Singapur & Malasia)


¡Hola! Estamos ya en el día 42 del netbreak ¡OMG, que rápido va esto! Hoy cerramos la etapa 3 del viaje, dejando ya a nuestras espaldas Indonesia, Singapur y Malasia.

Hoy dejamos Malasia, un país que nos ha encantado igual que nos ha sorprendido. Si somos sinceros, antes de poner un pié en Malasia poco sabíamos sobre este país. Es más, nos lo imaginábamos del estilo a Indonesia...¡pues para nada!! Lo único que tienen parecido es el idioma (hablan también bahasa y aunque el bahasa malayo difiere un poco del bahasa indonesio nos servían las pocas palabras que aprendimos en Indonesia 😜) y la religión (musulmana en su gran mayoría). Pero nada más cruzar la frontera de Singapur en bus nos dimos cuenta que estaba muuucho más desarrollado. Buenas carreteras y transportes (son puntuales, que gusto!), la mayoría de gente habla un poco o bastante inglés y no te atosigan por la calle para averiguar cuál es tu necesidad y atacar con una venta a precio guiri (cosa que es de agradecer en Asia). En resumen, mucho más ordenado y, oye, ¡no mucho más caro!! El budget ha sobrevivido de sobra en estos días...😀 Otro tema que nos sorprendió mucho es toda la influencia china en las ciudades & cultura. Los chinatown suelen ser de los barrios más poderosos de las ciudades coloniales y la gastronomía malaya está muuuyy influenciada por la gastronomía china (por cierto, uno de los mejores planes en Malasia es ... ¡comer! 😋) Además, se nota también en los rasgos de la gente local en las ciudades con más influencia china del país (como Georgetown). A los descendientes de chinos en Malasia se les llama "peranakan" y representan el 20% de la población (concentrados principalmente en las grandes ciudades). ¿Y que pintan los chinos en Malasia? Muy fácil, ser los grandes "traders" en la época en que Malasia era colonia británica (y Singapur parte de Malasia por aquel entonces). Y toda esta historia que os he contado es para describir la grandísima influencia que tiene la cultura china en Malasia. Y esto se observa en arquitectura, idioma, gente, comida, festivales...lo ves claramente y es fascinante 😀

Después de esta venta de Malasia que me he marcado, necesito hacer un parón antes de que sigas leyendo. Deja de poner voz masculina...vuelvo a ser Marta al teclado!😉 ¿Y a qué nos hemos dedicado estos días? Nuestro paso por Singapur & Malasia se podría dividir en dos fases: 1) visita ciudades coloniales 2) relax total y abosulto en la playa (hasta creamos el hashtag #elartedenohacernada en instagram 😜) Singapur ¡Wow!¿Pero esto sigue siendo Asia? Eso es lo que piensas si llegas a Singapur desde otro país de la zona. La primera sensación es de estar en una burbuja ficticia (estilo Dubai). Pero a la que descubres un poco ya ves toda la historia y mezcla de culturas que se cuece en Singapur que la hace ser una ciudad realmente interesante.

Recuerdo perfectamente la sensación estando en el metro dirección a "la city" desde el aeropuerto y pensar: gracias, un poco de civilización. Pero es salir del metro y ya te invade todo el calor y humedad propio de la zona para recordarte realmente dónde estás 😂. Esa noche, dormíamos en un hotel cápsula en el barrio Clarke Quay (zona recomendada por Ferran&Aurora 😀). Nada más llegar, nos pusimos a recorrer la zona de Chinatown y probamos la comida en los famosos "hawkers" (un hawker es una mercado callejero de comida). Singapur se caracteriza también por la riqueza en la gastronomía. Los hawkers son muy muy populares entre locales y turistas y hasta han dado estrella michelín a alguno de los puestos. El primer día ya quisimos probar uno con estrella así que nos pusimos a la cola para degustar sus delicias..

Por la tarde/noche, quedamos con Genevieve, una chica canadiense que conocimos en el boatrip de Komodo, para cenar en el Satay hawker y ver el espectáculo de Gardens by the bay. Y al llegar al hawker, ¡sorpresa! Nos encontramos con Hannah, otra chica que hizo la misma excursión en barco que nosotros. ¿Que pequeña es Asia, no? En ese momento ya le dimos un buen repaso al budget. La culpable: la cerveza! Carísima en Singapur, pero era el cumple de G así que no íbamos a ranciear (con lo bien que nos estábamos portando en el viaje y nos da por beber varias pintas en el lugar más caro 😂).

El espectáculo de Gardens by the bay nos encantó, pero el de la Marina...wowwwww es genial!!Tan genial que lo vimos también al día siguiente desde otro punto.

Al día siguiente decidimos hacer sufrir bastante a nuestros piececitos y recorrer varios puntos de la ciudad caminando. Kampong Glam (barrio árabe), Little India, otra vez Chinatown, el barrio hipster de Tiong Bahru y la zona financiera de Marina Bay. Cada cambio de barrio, era como un cambio de ciudad, así que fue muy interesante ver todos los contrastes. Cenamos por la zona de "Esplanade" (otro hawker, lo único que el budget se podía permitir jeje), con vistas a la Marina y viendo un concierto gratis de "Sambiesta". Planazo ¿no? Al final va a resultar Singapur una buena opción para disfrutar una temporada (‼️peligro padres, 😂)

Agus camuflado en Little India 😂:

Kuala Lumpur

Después de 5h en bus (que por cierto, son un gustazo en Malasia 😍) y 1h en pasar las dos fronteras, llegamos a la siguiente gran ciudad ¡Hello KL! Teníamos un día y medio para descubrir que tenía que ofrecer esta gran ciudad. Pero esperaríamos en descubrirlo al día siguiente ya que el día que llegamos hicimos poco más que pasear brevemente por el Chinatown y ver la mezquita Jamek que nos pillaban al lado, y cenar 😋 jeje.

Al día siguiente cogimos el metro y fuimos a visitar las Batu Caves. Unas cuevas que albergan un templo hindú que tiene como guardianes a lord Murugan (impresionante estatua de 42m) y Hannuman (el rey de los monos). Y será casualidad, pero como siempre pasa cuando está Hannuman, el sitio estaba rodeado de monos (esta vez no muy violentos 😜).

Después de la visita, nos dirigimos a la zona de las Petronas (por cierto, pecamos, comimos fast food en un Wendys...un desliz lo tiene cualquiera jaja). Pasábamos de gastarnos el dinero en subir a un mirador, así que leyendo algún foro dimos con el Skybar que está en lo alto del Traders hotel. Hacía un bochorno que te morías pero las vistas de las Petronas eran espectaculares!! Y oye, sin pagar miradores. Eso sí, tomando unos cóckteles más malos que el demonio 😂 Allí echamos toda la tarde esperando que las Petronas se iluminaran. Pasaban las horas y nada, la iluminación que veíamos no se parecía para nada a las fotos nocturnas que habíamos visto de las Petronas. Con nuestro gozo en un pozo y ya sin poder estirar más las 4 horas que nos habíamos quedado en el bar pidiendo los cóckteles más baratos de la carta, bajamos para ver el espectáculo de fuentes. Nos empezamos a hacer fotillos y aaaaaaaaamigo, en la foto se ve muchísimo más iluminada que en la realidad. Después de sentirnos como unos pringaos por haber estado esperando una hora el "momento iluminación" 😜 cogimos el bus gratuito (sí, así como lo oyes, otras ciudades deberían aprender de KL) al mercado de Jalan Aior. Antes vimos el espectáculo de luces, que nos pareció bastante pobre después de ver los de Singapur.

Georgetown (Penang) Al día siguiente cogimos el bus a la ciudad colonial de Georgetown. Otra vez, subir al bus fue un momento de felicidad! Esos asientos reclinables, ese A/C a tope..y encima esta vez estábamos en los primeros asientos de un double decker así que nos volvimos a sentir londinenses por un rato disfrutando del paisaje 😀 Pasamos 3 noches en Georgetown, una ciudad bastante completa que da bastante de si (sobretodo si quieres probar los infinitos puestos de comida!). El principal atractivo es la arquitectura colonial, combinada con la peranakan (ahora ya sabéis lo que es 😝). Hicimos un free tour sobre el "heritage" de la ciudad (free de verdad, ofrecido por locales enamorados de la ciudad solo para entusiasmar al visitante), el guía que era muy majete nos fue explicando la historia en base a símbolos en edificios, casas que íbamos viendo... Visitamos la casa-museo peranakan de Cheong Fatt Tze, que nos encantó tanto por fuera (con la fachada azul que aperece en todas las guías de Georgetown) como por dentro. La visita la ofrece la dueña de la casa, una mujer nyonya (otra forma de llamar a las mujeres peranakan) que decidió comprar la casa hace 20 años como por inspiración divina cuando estaba medio en ruinas y ese tema de la conservación del patrimonio aún no estaba nada de moda (ahora Georgetown es patrimonio Unesco). Después de la visita conversamos con ella sobre el proceso de restauración etc. y nos comentó lo difícil que había sido el proceso y las veces que quisieron tirar la toalla...El resultado sin duda es espectacular, y la casa además de ofrecer las dos visitas diarias también es un boutique hotel de lo más mono 😍 La visita nos hizo volver a soñar con el B&B en una masia restaurada...en fin...☺️

Otro de los atractivos de Georgetown y lo que la ha hecho más instagrameable es el streetart creado por el artista lituano Ernest Zacharevic. Su arte callejero se destaca por incluir elementos reales (sillas, bicis, motos...), haciéndolos muy muy originales.

Y como no...los gastroplanes!La ciudad està llena tanto de monisitos como de puestos callejeros con comida riquísima. Solo comentaré sobre esto que probamos una especie de postre de los más raro!!!Se llama Chendul y ¡atención! lleva una especie de sorbete, con noodles verdes, judías (sí sí, lo que lees) y muuucho az